Presbiteriano Reformado - Los Estándares: Nuestra Confesión de Cristo




Los Credos Universales

Estos son los credos de la iglesia primitiva de los primeros seis siglos.


Las Confesiones de Fe de los Valdenses



Las Confesiones de Fe de los Suizos

Estos son los estándares de la Iglesia Suiza del siglo XVII. La más reconocida es la Segunda Confesión Helvética. Por supuesta hubo La Primera Confesión Helvética.
  • La Primera Confesión Helvética (1536)
  • La Segunda Confesión Helvética (1564)


Los Estándares de Ginebra

  • El catecismo de la Iglesia de Ginebra (1545)
  • La confesión de la congregación inglesa en Ginebra (1556)


La Confesión de Fe Francés

La Confesión de los Francés fue compuesta útilizando los 35 articulos de Juan Calvino, Theodore Beza, Pierre Viret, y De Chandieu
  • La Confesión de Fe Francés (1559)


Los Estándares Escoceses

Estos son los estándares de la Iglesia de Escocia bajo la Primera Reforma del siglo XVI.


Los Tres Formas de Unidad

Los tres estándares de las iglesias reformadas antes de las de Westminster y que muchas iglesias aún profesan hoy día


Los Artículos de Fe Irlandés

  • Los Artículos de Fe Irlandés (1615)


Los Estándares de Westminster

La Asamblea de Westminster


Estos son los Estándares producidos por la asamblea famosa que se convocó en Westminster entre los años 1643 hasta 1649. La Segunda Reforma ya había comenzado en Escocia el año 1638 con la renovación del Pacto Nacional y los estándares de Westminster fueron el colmo de las reformas. La unidad de las iglesias de Escocia, Inglaterra e Irlanda fue realizada por un tiempo en tanto que las tres iglesias adoptaron la misma doctrina y práctica que se ve en los estándares de Westminster.

La fundación de la obra fue El Pacto y La Liga Solemne que sigue siendo de obligación sobre las iglesias Presbiterianas y que pide la unidad y conformidad de todas las iglesias a una sola doctrina, una sola forma de alabanza o culto, una sola forma de gobierno eclesiástica y una sola forma de disciplina. Además llama que todas las naciones del mundo reconozcan a Jesucristo como Rey y a su Verdad la única reconocida por los países y que cada país tenga una sola Iglesia Presbiteriana para que todos los cristianos sean uno como Dios es uno.

Salmo 2 y Juan 17.